mércores 21 setembro 2016

NOCHES SIN DORMIR, Elvira Lindo

ELVIRA LINDO, Noches sin dormir, Seix Barral, Barcelona, 2015, 224 páxinas.

[NC LIN noc]

Hace ahora diez años le conté mi vida a una psicóloga de Harvard que estaba haciendo un estudio sobre el Nest Syndrome, ese mal que aqueja a las madres cuando los hijos  abandonan  el  nido.  Aquí, en  Estados  Unidos,  esa fecha está dramáticamente marda en el calendario. Madres y padres saben que cuando los hijos cumplen los diecisiete,  la edad habitual a la que se entra en la universidad, los perderán en  gran  medida  para  siempre. Los  perderán.

luns 19 setembro 2016

[RE] INICIO: CURSO 2016-2017










[Re] comezamos... lembrando os fermosos e creativos traballos dos alumnos do noso IES; neste caso o minilibro ded Delia Vázquez González.

xoves 23 xuño 2016

ESTE LIBRO TE QUIERE, Pewdiepie

PEWDIEPIE, Este libro te quiere, Malpaso, Barcelona, 2015, 240 páxinas.


[O PEW est]

 Os 160 consellos, convertidos en aforismos ilustrados, do famoso youtuber.


Recé para obtener la belleza... y funcionó.


mércores 22 xuño 2016

JUUL, Gregie de Maeyer & Koen Vanmechelen

GREGIE DE MAEYER & KOEN VANMECHELEN, Juul, Lóguez, Salamanca, 2009 (1996), 32 páginas.

[AI MAE juu]
Yo tenía rizos...
Rizos rojos.
Hilo de cobre.
Eso gritaban los otros:
"¡Hilo de cobre!
¡Tienes mierda en el pelo!
¡Caca roja!
Por eso cogí las tijeras.
Rizo a rizo a rizo, me los corté...


luns 20 xuño 2016

HORA DE LER

HORA DE LER 

35ª SEMANA [5ª SESIÓN]


E despois de 35 semanas aínda seguimos a manter a nosa perplexidade ante unhas edificantes lecturas como as de Etgar Keret ou Frederic Brown.
Ilustración: Pablo Auladell 

venres 17 xuño 2016

BEATUS ILLE, Antonio Muñoz Molina

ANTONIO MUÑOZ MOLINA, Beatus ille, Seix Barral, Barcelona, 2016, 360 páxinas.

[NC MUÑ bea]


Mixing memory and desire
T. S. Eliot

   Ha cerrado muy despacio la puerta y ha salido con el sigilo de quien a medianoche deja a un enfermo que acaba de dormirse. He escuchado sus pasos lentos por el pasillo, temiendo o deseando que regresara en el último instante para dejar la maleta al pie de la cama y sentarse en ella con un gesto de rendición o fatiga, como si ya volviera del viaje que nunca hasta esta noche ha podido emprender. Al cerrarse la puerta la habitación ha quedado en sombras, y ahora sólo me alumbra el hilo de luz que viene del corredor y se desliza afiladamente hasta los pies de la cama, pero en la ventana hay una noche azul oscura y por sus postigos abiertos viene un aire de noche próxima al verano y cruzada desde muy lejos por las sirenas de los expresos que avanzan bajo la luna por el valle lívido del Guadalquivir y suben las laderas de Mágina camino de la estación donde él, Minaya, la está esperando ahora mismo sin atreverse siquiera a desear que Inés, delgada y sola, con su breve falda rosa y su pelo recogido en una cola de caballo, vaya a surgir en una esquina del andén. Está solo, sentado en un banco, fumando tal vez mientras mira las luces rojas y las vías y los vagones detenidos en el límite de la estación y de la noche. Ahora, cuando se ha cerrado la puerta, puedo, si quiero, imaginarlo todo para mí solo, es decir, para nadie, puedo hundir la cara bajo el embozo que Inés alisó con tan secreta ternura antes de marcharse y así, emboscado en la sombra y en el calor de mi cuerpo bajo las sábanas, puedo imaginar o contar lo que ha sucedido y aun dirigir sus pasos, los de Inés y los suyos, camino del encuentro y del reconocimiento en el andén vacío, como si en este instante los inventara y dibujara su presencia, su deseo y su culpa.
   Cerró la puerta y no se volvió para mirarme, porque yo se lo había prohibido, sólo vi por última vez su delicado cuello blanco y el inicio del pelo y luego oí sus pasos que se amortiguaban al alejarse hacia el final del pasillo, donde se detuvieron. Tal vez dejó en el suelo la maleta y se volvió hacia la puerta que acababa de cerrar, y yo entonces temí y probablemente deseé que no siguiera avanzando, pero en seguida sonaron otra vez los pasos, más lejos, muy hondos ya, en la escalera, y sé que cuando llegó al patio se detuvo de nuevo y alzó los ojos hacia la ventana, pero no quise asomarme, porque ya no era necesario. Basta mi conciencia y la soledad y las palabras que pronuncio en voz baja para guiarla camino de la calle y de la estación donde él no sabe no seguir esperándola. Ya no es preciso escribir para adivinar o inventar las cosas. Él, Minaya, lo ignora, y supongo que alguna vez se rendirá inevitablemente a la superstición de la escritura, porque no conoce el valor del silencio ni de las páginas en blanco. Ahora, mientras espera el tren que al final de esta noche, cuando llegue a Madrid, lo habrá apartado para siempre de Mágina, mira las vías desiertas y las sombras de los olivos más allá de las tapias, pero entre sus ojos y el mundo persiste Inés y la casa donde la conoció, el retrato nupcial de Mariana, el espejo donde se miraba Jacinto Solana mientras escribía un poema lacónicamente titulado Invitación. Como el primer día, cuando apareció en la casa con aquella aciaga melancolía de huésped recién llegado de los peores trenes de la noche, Minaya, en la estación, todavía contempla la fachada blanca desde el otro lado de la fuente, la alta casa medio velada por la bruma del agua que sube y cae sobre la taza de piedra desbordando el brocal y algunas veces llega más alto que las copas redondas de las acacias. Mira la casa y siente tras él otras miradas que van a confluir en ella para dilatar su imagen agregándole la distancia de todos los años transcurridos desde que la levantaron, y ya no sabe si es él mismo quien la está recordando o si ante sus ojos se alza la sedimentada memoria de todos los hombres que la miraron y vivieron en ella desde mucho antes de que naciera él. La percepción indudable, pensará, la amnesia, son dones que sólo poseen del todo los espejos, pero si hubiera un espejo capaz de recordar estaría plantado ante la fachada de esa casa, y sólo él habría percibido la sucesión de lo inmóvil, la fábula encubierta bajo su quietud de balcones cerrados, su persistencia en el tiempo.